Asertividad: ¿Qué es y cómo comenzar a ser Asertivo?

¿Conoces a este tipo de personas que saben conseguir de los demás lo que quieren siempre, o esos jefes que saben dar órdenes directas y claras a sus empleados?

 

Muchas veces asumimos que es por su personalidad “directa”, pero en realidad podríamos decir que son personas que han desarrollado la asertividad en sus vidas.

 

La asertividad estuvo disfrazada por mucho tiempo, como carácter fuerte o personalidad directa, pero en realidad es una capacidad de comunicación que todos podemos desarrollar a nuestra manera.

 

En este artículo conocerás un poco más sobre qué es la Asertividad y cómo desarrollarla para beneficiarte.

 

¿Qué es la asertividad?

 

Para poder ser asertivos primero debemos entender de qué va la asertividad...

 

Si queremos una definición formal de asertividad, tenemos la que nos da la Universidad de Huelva:

Se denomina asertividad a la habilidad social que tiene una persona de expresar clara y directamente sus opiniones, deseos y sentimientos acerca de algo con el fin de encaminar cualquier relación comunicativa a un espacio de negociación común.
Bárbara Castillo-Abdul

La mayoría de los autores que hablan sobre asertividad obligatoriamente pasan por el punto en donde definen dicha palabra como una habilidad social relacionada completamente con la capacidad de comunicación de pensamientos y emociones, pero con un objetivo específico que es la defensa de sus propios intereses y derechos personales sin afectar a terceros.

 

En palabras más sencillas,

 

La asertividad es la capacidad que tenemos para transmitir a otros nuestras opiniones, creencias o sentimientos de manera eficaz y clara pero sin generar una reacción negativa o situación incómoda al momento de hacerlo.

 

Teniendo en claro lo que es la asertividad podemos deducir que es algo fundamental para el mantenimiento de cualquier relación interpersonal incluyendo las del ámbito profesional, puesto que permite al individuo expresar aquellas cosas que no les son gratas o beneficiosas, pero de una manera clara y objetiva reduciendo al mínimo, malentendidos o conflictos que se pudieran desatarse a raíz de una comunicación NO asertiva.

 

La asertividad es una parte muy importante de la inteligencia emocional, ya que incrementa las posibilidades de conseguir lo que se desea de manera madura e inteligente.

 

¿Cómo te puedes beneficiar de la Asertividad en el trabajo?

 

Hablando específicamente de las relaciones laborales, la asertividad trae diferentes beneficios como: 

 

Dar órdenes específicas y claras lo cual reduce al mínimo el margen de error por razones de falta de comunicación.

 

Es decir cuando el líder de un equipo o jefe cuenta con la capacidad de ser asertivo, da instrucciones claras y concisas a sus empleados lo cual evitar cualquier tipo de errores o malentendidos relacionados con confusión.

 

También funciona para mantener el equilibrio en cuanto a los acuerdos, ya que los empleados que cuentan con capacidad de ser asertivo pueden fácilmente expresar su contento o descontento respecto al trato que recibe o los acuerdos a los que se llegan como horarios, vacaciones, salario, carga de trabajo, etc.

 

En cambio, los trabajadores que no están acostumbrados a comunicarse con asertividad, normalmente caen en conductas negativas en las que se sienten frustrados y “no escuchados” tendiendo a estar enojados o inconformes con su puesto.

 

Algo que hay que tomar en cuenta, cuando hablamos de Asertividad en el trabajo es la verticalidad de las relaciones laborales (jefe/subordinado), ya que esto puede afectar la posibilidad de la creación de un espacio de asertividad, en el entendido que este tipo de comunicación pueden ser «órdenes» o «dictados» de la propia naturaleza de la jerarquía.

 

Una medida que se ha tomado en diferentes organizaciones y que cada vez se vuelve más popular es la estructura horizontal, en donde NO se permite que las relaciones jerárquicas afecten la capacidad dialógica de los miembros de la organización, ni que se limiten la creatividad e innovación de estos mismos.

 

Lo cierto es que tampoco es indispensable una estructura horizontal para que se pueda dar la comunicación asertiva, de hecho existen estrategias para fomentar la asertividad aun en ambientes profesionales y jerárquicos.

 

Ejemplos de estrategias para fomentar la asertividad en el ámbito laboral que usan los líderes.

 

Lo primero es tener en cuenta que todos los seres humanos pensamos razonamos y actuamos de maneras diferentes es por eso qué en el libro de comunicación para la motivación nos proponen las siguientes estrategias asertivas haz para completar los procesos de comunicación de una manera más efectiva logrando acuerdos más satisfactorios para todas las partes involucradas.

 

Estrategia general

 

La estrategia general de la Asertividad conlleva los siguientes pasos:

  1. Identificar puntualmente qué es lo que nos desagrada (un comportamiento, actitud, orden recibida, modo etc.)
  2. Expresar cómo nos hace sentir (enojados, decepcionados, ansiosos, encerrados, manipulados, etc,)
  3. Pedir claramente lo que esperamos que pase (cambio de actitud, detener un comportamiento, ablandar los modos, etc.)
  4. Reforzar al interlocutor mostrándole o positivo de hacer aquello que estás solicitando (eficiencia, paz, armonía, etc.)

 

A partir de estos pasos generales se desatan algunas estrategias específicas como: el banco de niebla, pregunta asertiva, aplazamiento asertivo.

 

Para implementar cualquiera de las siguientes estrategias con éxito, debemos partir de que la crítica o reclamo recibido son bien intencionados (aun cuando no lo sean).

 

Banco de niebla

 

El banco de niebla se refiere a una estrategia utilizada principalmente cuando estás recibiendo alguna crítica o consejo que pretenda manipularte o hacerte actuar de cierta manera.

 

Se llama así porque la respuesta quedarás al igual que un banco de niebla será visible, pero intangible es decir vas a darle la razón a la persona que te está tratando de manipular, pero sin permitirle que modifique tu conducta.

 

Digamos que crearás una barrera sin someter fuerza ni cerrarte, como si estuvieras envuelto en una cortina de niebla que no permite que te vean Y dificultad el ataque de un oponente.

 

Con esta estrategia tendrás empatía con la persona que te está criticando al darle la razón, pero siempre dejarás en claro que la decisión final es la tuya.

 

Si un compañero de trabajo de intentar echar la culpa por algo que ha salido mal puedes aplicar esta técnica como en el siguiente ejemplo:

 

Compañera de trabajo: “hemos fallado en la entrega del reporte porque has estado perdiendo el tiempo y llegando más tarde de lo normal“

Tú: “es posible que tengas razón“

Compañera de trabajo: “¿cómo Que es posible? Siempre entregamos a destiempo porque tú no haces tu trabajo puntualmente“

Tú: “es verdad, últimamente hemos entregado a destiempo los trabajos“.

 

De esta manera no estás fomentando una discusión, ni estás agrediéndola, al no contradecirla, pero tampoco te estás justificando o asumiendo la culpa que ella está asignándote.

 

Pregunta Asertiva

 

Cuando una persona nos está acusando o reclamado sobre alguna conducta o comportamiento negativo, con esta estrategia comenzaremos a responder con preguntas que nos ayuden a obtener más detalles sobre lo que nos está tratando de decir, por ejemplo:

 

Por ejemplo: -"Exactamente ¿Qué es lo que te molesta específicamente? ¿Por qué te molesta?" -"¿qué te gustaría que fuera diferente?"

 

De esta manera estás orillando al interlocutor a ser asertivo.

 

Aplazamiento Asertivo

 

Cuando existe una situación conflictiva, en la cual no te sientes cómodo o preparado para manejar en ese momento, puedes aplazarla para retomarla en un futuro cuando los ánimos estén más calmados y se haya evaluado la situación antes de confrontarla impulsivamente.

 

Para lograr esto solo debe decir algo como:

 

“Me parece que esta situación requiere de que ambos estemos en mejor disposición para arreglarla, por lo que sugiero dejarla hasta aquí y retomarla más adelante.”

 

Cambio de Foco

 

Algo fundamental a la hora de ser asertivo es: hablar por ti mismo y no por los demás. 

 

Por ejemplo, en vez de acusar a alguien de estar haciendo algo que te molesta, exprésale que te molesta aquello que está haciendo. Se vería algo así.

 

Ejemplo 1 (NO ASERTIVO)

“Me estás ofendiendo y te has comportado de una manera muy ofensiva conmigo, últimamente”

 

Ejemplo 2 (ASERTIVIDAD)

“Me he sentido ofendido con tu comportamiento hacia a mí, últimamente”.

 

¿Cómo ser más asertivo?

 

Aunque es una capacidad básica, la asertividad es una habilidad que se va consolidando de forma progresiva y requiere voluntad para cambiar de pensamiento.

 

El autor Pinazo-Hernandis (2006), menciona tres pasos ordenados para comenzar a desarrollar de manera consiente la asertividad.

 

1. Escucha Activa

 

Antes de hablar o reaccionar debemos aprender a escuchar para comprender realmente El mensaje que nos están tratando de transmitir, para esto es necesario poner su más atención en dicho mensaje tanto verbal como no verbal.

 

Cuándo tú escuchas a alguien esto también genera una reacción positiva en el interlocutor, ya que se siente atendido y esto genera una empatía que favorece a la comunicación.

 

Dentro de la escucha activa también, nos dice el autor que debemos de abrirnos a una actitud empática y comprensiva.

 

Es decir, debemos de tratar de escuchar siempre sin juzgar y tratando de ponernos en los zapatos de quien nos está dando un mensaje.

 

Esto no quiere decir que siempre vas a estar de acuerdo con el interlocutor, pero mejorar tu escucha activa permitirá que los mensajes y sus intenciones te lleguen de manera más clara.

 

El error más grande que se comete cuando la escucha activa no se practica es que al momento de recibir un mensaje en vez de poner nuestra plena atención en recibirlo comenzamos a generar un espacio (en paralelo y totalmente inconsciente) en el que estamos a la defensiva y antes de terminar de oír ese mensaje, ya estamos preparando nuestra defensa o incluso nuestro ataque.

 

Esto genera muchos malentendidos desde el punto en el que tú ya estás escuchando de manera subjetiva y añadiendo emociones y pensamientos personales a un mensaje ajeno, lo cual genera ruido en la comunicación.

 

2. Expresión

 

En segundo lugar tenemos la expresión, lo cual se refiere ah cómo es que la persona dice lo que piensa u opina.

 

Es válido siempre utilizar tus propios argumentos y defenderlos, pero la forma en que lo hagas va a influir mucho en la reacción y resultados que obtengas.

 

Las palabras son sumamente poderosas y debes elegirlas sabiamente.

 

Por ejemplo el autor dice que frases como no estoy de acuerdo o no tienes razón pueden poner automáticamente ah interlocutor a la defensiva.

 

3. Deseo

 

Finalmente el tercer paso habla del deseo.

 

El objetivo final de la asertividad es exponer lo que deseas que suceda de forma clara y directa.

 

Esto se puede traducir a llegar a un acuerdo, en el que tú pongas sobre la mesa lo que te gustaría que sucediera, hablando directamente y especificando.

 

De esta manera se podrán llegar a acuerdos en donde ambas partes queden lo más satisfechas posibles.

 

Cuando alguien NO es capaz de expresar sus deseos, termina casi siempre frustrándose de no conseguir lo que quiere.

 

Poniendo en práctica los consejos y estrategias de este artículo, podrás mejorar tu asertividad y ver a corto plazo cómo tus relaciones y autoestima se ven beneficiadas. Si te han quedado dudas sobre el tema, por favor escríbeme en la sección de comentarios y yo te contestaré lo antes posible.

Valora este artículo: asertividad
Media: 5 (1 valoración)
¡Gracias por tu voto!
Equipo editorial de LiveCareer

Equipo editorial de LiveCareer

Sobre el autor

El equipo de LiveCareer ofrece un editor de CV online de primera clase, junto con otras herramientas para el mundo laboral desde 2005, ayudado a más de 10 millones de personas en todo el mundo a conseguir un trabajo. En estas guías, compartimos consejos elaborados por expertos en el mercado laboral para ayudarte a escribir un buen currículum y una carta de presentación que te permitan conseguir un trabajo mejor.

¿Quieres crear un CV profesional?

Prueba nuestro editor de CV online gratis